Que dice que siempre no: Parte 2 – No tuvimos sexo, sólo fajamos

Estás con tu pareja y llegan al acuerdo de que tendrán exclusividad sexual en su relación. Ambos quedan contentos y seguros, sabiendo que pidieron lo que necesitan y lo obtendrán. Un día, te enteras de que tu pareja tuvo un faje con alguien en el antro y te sientes despechado, traicionado y burlado. ¡Claramente habían quedado que eso no sucedería! Evidentemente, tu pareja violó el acuerdo.

Pues, ¿qué crees?

Ay, nomás fue un besito

Cuando se llegó al acuerdo se establece que no tendrán sexo con nadie más. Aquí el problema es que, probablemente, no se detuvieron a pensar si comparten la misma definición de sexo. Y ya te escuché, querido lector, diciendo ¡pero si es súper obvio! ¡el sexo es sexo!

Pero, ¿un beso es sexo? ¿qué tal una caricia en el cuello? Si tu pareja está con alguien en la cama, abrazados, viéndose a los ojos, escuchando sus corazones palpitar y acariciando sus manos, sus labios y su cara durante horas, ¿es sexo? Por otro lado, si tiene coito con otra persona que le es completamente indiferente y no lo disfruta, es más, ni siquiera llega al orgasmo, ¿es sexo? Y si lo es, ¿son lo mismo?

No. No es obvio.

Uno de los principales enemigos de la comunicación asertiva es esta idea de asumir que las cosas son obvias para el mundo porque lo son para mí. Hay que considerar que, aunque todos hayamos crecido en el mismo mundo, las costumbres, ideas y maneras de pensar que aprendemos en nuestra vida nunca serán las mismas. Aún hermanos que vivieron en la misma casa toda su vida experimentan la vida desde un punto de vista individual.

Veamos un ejemplo sencillo. Para ti, ¿qué es una silla? Es obvio, ¿no? Una silla es una silla. A cualquier persona que le muestres una silla te lo podrá confirmar. Pero, ¿qué hace que la silla sea una silla? Si hay una variación en el número de patas, el tamaño, el material, ¿sigue siendo una silla? Si no me puedo sentar en ella porque se le rompió una pata, ¿deja de ser silla?

Espero que no te hayas detenido para ir a buscar la definición en el diccionario. Si lo hiciste, déjame decirte que no te va a ayudar en nada. Aquí lo importante es entender que existe más de una forma de ver el mundo y que la tuya no es la única ni necesariamente la mejor.

El bache en la comunicación sucede cuando asumimos que todo es como nosotros creemos e invalidamos la experiencia del otro. Además, si yo asumo que el otro entiende, recae en esa otra persona la responsabilidad de interpretar. Y ¡ay de él que piense algo diferente a lo que yo!

Entonces, ¿cómo nos entendemos?

Si todos tenemos significados diferentes, ¿cómo es que podemos entendernos? Preguntando. En nuestra sociedad tenemos un conjunto de significados comunes que nos permiten interactuar. Si te mudas a un lugar nuevo, probablemente tengas que aprender que hay palabras inofensivas para ti que son ofensas para los habitantes de ahí. Y aunque muchas cosas pueden darse por hecho, hay que ubicar cuáles no.

No hay una lista específica de conceptos que tengas que checar con tu pareja para evitar conflictos por presunción debido a que cada relación es un mundo. Lo que sí puedes hacer es enfocarte en aquellas cosas que son importantes para ustedes, las áreas donde surjan conflictos y todo lo que tenga que ver con mis expectativas. Antes de asumir que no son compatibles porque no se pueden poner de acuerdo con el desayuno rico, primero siéntense a platicar qué es un desayuno rico para cada quien.

Y no, no hay una forma de hacer las cosas “bien”

Un detonante infalible para empezar una buena discusión (de esas donde empiezas hablando de que estás incómodo por algo y terminas peleando porque siempre dejas los zapatos en la entrada) es decirle a la persona que es inútil, incapaz e ineficiente. Un ataque de ese tipo evidentemente se vuelve un problema inmediato, ¡imagínate tratar de actuar con ecuanimidad cuando tu pareja prácticamente te dice que eres un estúpido!

Y aquí podrás decir yo nunca le diría eso a alguien que amo y probablemente tengas razón, nunca se lo dirías con esas palabras. Sin embargo, tal vez te has encontrado diciendo algo como no acomodaste los trastes bien.

Aquí un tip: En lugar de decir que las cosas no se hicieron “bien”, intenta decir “como a mí me gustan”. Es completamente válido que tú prefieras que la ropa esté acomodada por colores y tipos de prenda. También es válido que no entiendas cómo es que tu pareja puede vivir dejando la ropa en el sillón y tomando la que vaya a usar (con un par de olidas para revisar que esté usable) pero, por más extraño que parezca, ninguna de las dos es la manera “correcta” de acomodar la ropa. Puedes comunicar tu necesidad diciendo yo prefiero que las cosas se hagan de esta forma, ¿podrías hacerlo así?, sabiendo que es posible y aceptable que tu pareja te diga no.

Revisa las letras chiquitas antes de acceder

Es muy común decir sí a todo al entrar a una relación como si fueran los términos y condiciones de iTunes (¿sabías que estos últimos explícitamente te prohiben utilizar iTunes para hacer armas nucleares?). Lo importante es saber que puedes ir renegociando y conociendo la relación sobre la marcha también. Sobre todo, que puedes retirar tu consentimiento o renegociar los términos en el momento que tú quieras. Si accediste a algo y después recibes información nueva, es completamente valido reevaluar si quieres continuar, si necesitas algún cambio o definitivamente detenerte.

Aquí te dejo algunas áreas en las que comúnmente surgen conflictos por no compartir significados (y no preguntar antes).

  • Sexo
    • ¿Qué implica ‘tener sexo’ para ti?
    • ¿Qué significa el sexo para ti en una relación?
    • ¿Qué tan importante es el sexo para ti?
    • ¿Con qué frecuencia necesitas/deseas tener sexo en tu relación?
  • Amor
    • ¿Cómo te gusta recibir amor?
    • ¿Cómo expresas amor?
    • ¿Hay jerarquía en el amor para ti?
    • ¿Qué necesitas para sentirte amado?
  • Intimidad
    • ¿Qué es la intimidad para ti?
    • ¿Con quién compartes intimidad?
    • ¿Hay diferentes grados de intimidad?
  • Fidelidad
    • ¿Qué es fidelidad para ti?
    • ¿La fidelidad sexual es lo mismo que la exclusividad sexual para ti?
      • Referirse al primer punto para saber qué implica
    • ¿Qué implica ser fiel para ti?
    • ¿Cómo manejarías una infidelidad?
  • Ser escuchado
    • ¿Cómo es ser escuchado para ti?
    • ¿Qué acciones observables puede hacer el otro para que te sientas observado?
  • Privacidad
    • ¿Qué es para ti la privacidad?
    • ¿Qué tan importante es y cómo la ejerces?
    • ¿Qué áreas de tu vida te gustaría compartir?
    • ¿Qué áreas de tu vida te gustaría tener sólo para ti?

¿Qué otras áreas de conflicto conoces que se relacionen con incompatibilidad de significados?

1 thought on “Que dice que siempre no: Parte 2 – No tuvimos sexo, sólo fajamos”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s